lunes, 24 de septiembre de 2007

Cara blanca y pies desnudos

LA GENTE QUE VOLVÍA DE LOS CAMPOS DE CONCENTRACIÓN NO PODÍA HABLAR, NO SABÍA COMO CONTAR. TAL VEZ ESO HAYA INFLUIDO INCONSCIENTEMENTE EN MI ELECCIÓN DEL SILENCIO.

Marceau a Le Monde (1997) R. I. P



SILENCIO, silencio...


Painted On Wall - More amazing videos are a click away

miércoles, 19 de septiembre de 2007

OCIO Y PINTURA

Últimamente he olvidado el significado de la palabra ocio, en realidad no me quejo, de alguna forma me llena de vitalidad saber que mi tiempo tiene destino, con esto no pretendo decir que me haya vuelto rutinario. No, por fortuna esa lectura que recomiendo NO hacer en metro: el Mito de Sísifo (Camus) o ¿es el hombre rebelde? (bueno da igual) que tanto desconcierta a mi amiguísimo Juan Pablo (en esa parte de metro, trabajo, casa…) no es lo que motiva este post. Tengo varias actividades: entre leer cosas de poco interés para cumplir con obligaciones, darle a la tesis, buscar textos y dinero para comprar textos, mandar y recibir correos que siempre tiene como asunto: invitación o urgente, y cuando abres el de urgente recomienda no abrir el mensaje de invitación porque es un virus que destruirá tu disco duro y la vida tal y como la conoces, se agota mi día, cada día.

Para beneplácito de mis antiguos maestros y amigos perennes (ganso, chino), entre todo este barullo ensordecedor, no he recurrido al tan efectivo truco de la pornografía para descansar, por el contrario, como ando entrado en carreras me he puesto a recuperar unos viejos libros y a comprar otros tantos (con descuento claro) para “actualizarme”

Así, que una vez reincorporado el arte a mi vida, me he propuesto hablar de un cuate gringo que al parecer no es muy conocido por los universitarios, al menos en mi facultad ,pero que según yo es un tipazo y parece prudente darle una entrada en mi blog, sé que son pocos los lectores pero a lo mejor alguien puede ampliar los informes y recomendar nuevas vertientes.

Pues bien John Currin nació en el año de 1962 en la ruidosa ciudad de Nueva York, ahí ha vivido sus 45 años y es donde trabaja. John Currin es un pintor cuya obra exige a gritos una segunda mirada. A primera vista su trabajo te remite a la pintura renacentista tan popularizada por los medios de comunicación, algunas formas son clásicas, los motivos del desnudo lo hacen un tanto inocente y un tanto pornográfico. Adentrándonos más en su obra, podemos descubrir que tiene inclinaciones hacia lo vulgar, lo cotidiano; escenas sacadas directamente de la telenovela se presentan grotescas.

La segunda mirada nos mata lo renacentista, nos deja inmersos en valores estéticos propios de la época que son incuestionables y que reconocemos de inmediato: los senos pequeños o extremadamente grandes, los cuerpos delgados, las parejas homosexuales, los cuellos alargados. Sin embargo no es todo lo que nos deja ver, de repente descubrimos que esa belleza tan propia de nuestro tiempo esconde cosas horripilantes: sonrisas histéricas, proporciones físicas grotescas, deformaciones que el vestido no puede cubrir o que por el contrario resalta, la evidente decadencia del sentir cotidiano, la vacuidad, la falsedad, la cosificación y mistificación de objetos insulsos.


Sin más damas y caballeros, les presento a mi cuate John Currin:


si le picas a cada imagen se hace grandota.









miércoles, 5 de septiembre de 2007

Unamuno


El doce de octubre de 1936, en las celebraciones del Día de la Raza en la Universidad de Salamanca, el entonces rector don Miguel Unamuno, se vio en la penosa necesidad de responder con harto sentimiento la diatriba del general Millán de Astray, quién fuera fundador de la legión extranjera Española, y que en esa ocasión, siendo invitado distinguido junto con doña Carmen Polo de Franco, tomó el micrófono sólo para decir, que el grito universitario, el grito de la luz que decía: ¡viva le inteligencia! debía ser suplantado por ¡viva la muerte!. Según este soldado, el país Vasco y la Cataluña eran sólo cánceres de la nación. Para el general "El fascismo que para España es la salud, sabrá extirpar ambos cánceres, procediendo en la carne viva como un resulto cirujano, sin asomo de falsos sentimentalismos"

La herida estaba hecha.

Unamuno español hasta los tuétanos, aunque auto proclamado Vasco y separatista, si bien nunca fue izquierdista, su sentido de la libertad y de la justicia, del respeto al prójimo y del enaltecimiento de lo humano, por sobre el oprobio y la abyección lo hicieron responder.

"Todos vosotros estáis pendientes de mis palabras. Todos vosotros me conocéis y sabéis que soy incapaz de guardar silencio. Hay ocasiones que permanecer callado equivale a mentir, porque el silencio puede ser interpretado como asentimiento. La nuestra es sólo una guerra incivil. Nací arrullado por una guerra civi
l, y sé lo que digo. Vencer no es convencer, y hay que convencer sobre todo; y no puede convencer el odio que no deja lugar para la comprensión; el odio a la inteligencia, que es crítica diferenciadora inquisitiva, más no de la inquisición”

Unamuno compara al general con Cervantes Saavedra. Millán de Astral en una de las batallas contra Andel Krim, perdió un ojo, un brazo y una pierna, amen de algunos dedos

del otro brazo.

“El general Millán de Astral es un hombre desarbolado. Lo digo sin pizca de

malicia.
Es un inválido de guerra. También lo era Cervantes, desgraciadamente, en estos momentos hay demasiados en España… Me apena pensar que el general Millán de Astral pudiera dictar el modelo psicológico de las masas. Un desarbolado que carece de la grandeza espiritual de un Cervantes, es capaz de buscar siniestro alivio ocasionando mutilaciones en su derr
edor”


A lo mejor ha esto se refería Malaraux cuando menciona en su novela L´ESPOIR , los ominosos episodios que precipitaron la muerte del Muy Magnífico Rector.