miércoles, 29 de abril de 2009

Mmmta



En un colmo de mala fortuna por doble partida, he regresado a la casa de mis padres para mitigar el dolor.




Primero, la psicosos de la influenza me hizo sacar mis ahorros para irme a la playa (hasta acà todo està bien), pero al llegar descubro que todo es màs caro y que no hay una sola mujer que use bikini, incluso no hay una sola mujer que use traje de baño, carajo ni siquiera pude ver a una sola mujer sin cubreboca azul..




Segundo, cuando decido tomar el camiòn para visitar a mis familiares encuentro que todo està vendido, que no hay plaza para dentro de varias horas y que es un autobùs que tiene lugares justo donde no se ve la tele, lo tomo, espero y descubro que no llevo cubre bocas, es decir, no mujeres, no playa, no tele, no cerveza (que pinches cara es la cerveza playera cuando hay contingencia sanitaria) y para colmo no cubre bocas.




Ya estoy seguro, con chamarra y agua de limòn, ademàs tengo solucines para la falta de cubre bocas, pero la neta, la neta, ya no se ni que creer.






2 comentarios:

Chío dijo...

jajaja, pues qué mariquita que te juistes, pero gueno... la neta, qué chido largarse de esta ciudad que está desierta...
Fatal lo de la playa. Ora resulta que ni aunque uno quiera y se esfuerce y hasta viaje, puede echarse unas chelas en paz? Mi recomendación: vete a ver árboles, que aunque no sea igual que chicas en bikini, por lo menos esos no tienen bichos mortales (a menos que creas en zombies y cosas de esas) y a que te cuide tu ma... eso siempre aliviana. Saludos Don Zacatecas... en Zacatecas!!!
Y ya última, por favor no uses esos cubrebocas... no-por-fa-vooor!!!

Pequeña Saltamontes dijo...

Chale...

Y yo que no quise viajar por la "vacaciones" forzadas para no arriesgarme en vano.