sábado, 26 de octubre de 2013

Antes de

Antes de tantos grados, antes de tantos libros y desvelos, antes de las 15 mil cervezas heladas y los 14 dólares de multa, antes de las becas y las invitaciones, las pelas a gritos y a golpes, antes del twitter y de Face Book, antes de la angustia y de la cercanía del mar, antes, lo que se dice antes, todo era sencillo, emotivo. Escribir no era un ejercicio tortuoso con 4 diccionarios, sinónimos, antónimos, inglés y rae, era una aventura, un dejar correr los dedos por el teclado esperando que poco a poco tomara sentido, que se produjera algo en el lector, una risotada, una rayada de madre. Luego me di cuenta que la inocencia la mata la academia, te llena de conceptos "tecnogénero", "farmacopornografía", "gemeinster sinn", "intersubjetividad" que te explican realidades pero soslayan otros. La apuesta es el retorno a lo básico, colores blancos, celulares con teclas, refrescos en botellas de vidrio, amores en el mismo estado, amistades llenas de alcohol, gritos de odio, porras a mi equipo, odios a los policías, camisas planchadas, playeras estampadas, libros y no tinta electrónica, caminar descalzo por placer, no porque te dijeron que así se hace en la playa. Porno clásico: primeros planos, penetración vaginal, gritos, corridas en la cara. Alimentos sin soya, cervezas oscuras, carros estándar.

2 comentarios:

Espaciolandesa dijo...

Blogs en plantilla clásica...

Miguel A D dijo...

pláticas recuperadas desde el 2011