sábado, 2 de junio de 2007

En el cafe Coatepec

El día jueves treinta y uno de mayo a las once en punto en los torniquetes de CU. Esa fue la comanda, el destino: el café coatepec en la colonia guerrero a pocos pasos de la estación de metro, y caminando rumbo a buenavista, en la contaminada e intensa ciudad de México.

Desde la organización algo suena interesante, dejar la monotonía de la facultad, del transporte público siempre al mismo lugar y siempre por las mismas horas, de las voces que se presentan eruditas y resultan fraudes comprobables, del sol, de los tambores rítmicos, del hastío.

Después de un sándwich que sólo me hizo pensar en lo cara que está la lechuga porque jamás encontré el jamón o el queso, decido partir con paso firme pensando que volver la cara sería hacerme de sal.

Once con dos minutos y el profesor Enrique Contreras y mi amiga Lineth con cachuchas listos para partir esperaban en el lugar acordado.

Tres estaciones después y el brillo insólito de un saxofón, la pesadez de una bocina y un chaparro disfrazado de Hugo Chávez con estrellas rojas no sólo en la gorra sino hasta en la playera se hacen presentes. –Buenas, como podrán ver no somos grandes artistas pero nos ganamos la vida honradamente y…

La bocina chilla, y comienza la música: marchando van, marchando van…. El camino se hace alegre, tardan un par de estaciones en bajarse, que bien, que raro, eso no se ve todos los días en el metro, se suben con bocinas o hasta a cantar, pero así me pareció algo como “recordando al rockdrigo”, algo insólito, todo parece perfilar para ser un buen día.

Cunado llegamos al histórico café Coatepec estaban ahí Daniel Manrique, su señora esposa de nombre Brisa, Luis Arévalo, gente del STUNAM, un viejo que no hizo más que escuchar diez minutos y salir con una carpeta inmensa bajo el brazo, una chica de la maestría venida de Colombia, el ayudante de Enrique Contreras y un profesor de filosofía de la ciencia.

La plática no se hizo esperar a cambio de que la mesera desesperara. Los dos invitados principales Daniel Manrique y Luis Arévalo nacidos en el barrio bravo de Tepito, ambos con un acento bien marcado, los dos versados y de trato afable comenzaron a narrar su vida: putas, hambres, escuelas, profesores, abusos, trabajos en fabricas, escuelas, casas, mercados, intentos fallidos, desilusiones.

Podría seguir por hojas narrando la historia de su vida pero temo que la memoria me falle u omitir alguna parte importante. Baste con decir que se antojaban vidas ejemplares.

Manrique me dio un texto un mes antes, aquí el primer acercamiento, de Arévalo y de la señora Brisa nos ocuparemos en otro espacio.

TEPITO AHORA 2007-05-02

Tepito está viviendo una más de las agresiones del gobierno. El operativo represivo ha estado bien pero simultáneamente ha estado mal: ha estado bien porque la delincuencia de plano ya estaba muy manchada, pero ha estado mal, porque el sistema político social Mexicano primero corrompé al pueblo y luego lo reprime y lo ajusticia. También ha estado mal porque como siempre pagan justos por pecadores,

Las autoridades mexicanas nunca han tenido ni tienen un verdadero proyecto para que México y los mexicanos, todos, seamos verdaderamente chingones, menos van a tener proyecto de superación y desarrollo para entidades como el barrio de tepito. Tiene proyectos pero a corto plazo: aprovechar su chance sexenal, si no se ponene a las vivas, se quedan en ayunas. Por esto no tienen proyectos de largo alcance y, tanto gobierno como pueblo en vez de ser chingones, somos chingadores.

Veo a tepito dentro del mapa de esta desparramada ciudad capirucho de México, D. F y tepito es una chingaderita de nada, pero estando dentro es un verdadero desmadrototote y resolverlo no es imposible, pero si es muy difícil.

Es difícil porque autoridades como tepiteños quieren soluciones inmediatas y efectivas, y estp sí es imposible. Lo más fácil e inmediato es que tepito continúe como es y ha sido pero ahora sí, con un riguroso reordenamiento para supuestamente evitar la corrupción y el gandallismo, ni autoridades contra tepiteños ni tepiteños contra autoridades, ni tepiteños contra tepiteños.

Según se dice van a hacer de tepito un ejemplo de sociedad organizado de barrio popular, no sé como le van a hacer, está más que demostrado que los tepiteños como todos ños mexicanos sabemos estar en bola, amontonados, ora sí que revueltos pero no juntos, no sabemos estar organizados.

También se dice que le entrarán al quite las empresas privadoas, la nbeta no entiendo ¿acaso les darán empleo a todos los tepiteños que lo soliciten? O ¿esas empresas privadas surtirán de merca a los comerciantes tepiteños para que sean revendedores de los revendedores de los revendedores pero ya formalizados? Y para hacerlo la competencia al producto chafa-chaleco-chino- y coreano ¿quién permitió la entrada a México y a tepito de la competencia asiática? Ora, combatir la piratería ¿cómo? ¿acaso las disqueras “formales” bajarán su costo más abajo que el costo pirata? Solamente así porque de otro modo, pues a cabronazos; guerra, mafiosos de alto nivel formalizados contra respuesta popular.

1 comentario:

Anónimo dijo...

Orale, es muy bueno lo que escribes, es algo de lo poco que se ve en México, desgraciadamente el gobierno no se preocupa de resolver los problemas de fondo sino sólo los mitiga, y considero que es algo difícil reordenar algo como tepito por todo lo que significa para muchos, pero ojalá que algún día verdaderamente el gobierno se encargue y no sólo de tepito sino con toda la sociedad mexicana. Me parecio chido tu comentario cundo dices que deberiamos ser unos chingones y no unos chingadores. Volviendo otra vez con lo de Tepito a mi me parece algo extraño que todo el que sale de ese barrio se siente super orgulloso, no sé porque tu me lo podrias explicar?
Te cuidas mucho. CUCA