viernes, 7 de diciembre de 2007

Narcodream

Hoy es la fiesta con motivo de terminar los créditos de la licenciatura,
eso no significa ser licenciado, sólo que no tendremos más que ver a algunos profesores.

Bueno, todo esto iniciará en unas dos o tres horas y nadie me ha marcado, a lo mejor
todo mundo se prepara para ir abrigado o no sé, el caso es que en vez de deprimirme o
hablar a ver quien me acepta en su carro, me he puesto a pensar que a lo mejor debería de cambiar de profesión, me imagino que puedo dejar de ser estudiante de tiempo completo
para convertirme en un narco grandote, no en la jerarquía, sino en el tamaño:

186 cm de furia contrabandista
87 Kilogramos de odio al sistema y entrenamiento con los zetas
23 años de represión y moral

La suma es sin duda un temible narco, con una filosa daga al cinturón, en una funda de piel pitiada con mis iniciales y mi animal favorito (lo tendría que pensar: tal vez un acrán).

bIEn fajada, una 45 negra grandota, con cachas brillosas y siempre cargada, la recámara lista para disparar. esa no tendrá funda, ira pelona pero con seguro por aquello de los accidentes, una tejana de unas ocho mil equis comprada en chicago, botas de piel de víbora con la cabeza en la punta, una abrigo enorme para cubrir mis casi 2 metros de humanidad , medallas adquiridas en tifannys con motivos religiosos y ostentosas cadenas de oro y brillantes que mi madre envidiaría.

Dos amigos verdaderos a mi lado, uno chaparro con camisa a cuadros y otro de mi pelo con chamarra de piel color camello.

Eso sería estupendo, pararme en cualquier esquina y agarrar a putazos al primer tipo que se burle de mi vestimenta, dos cachazos en el hocico y unas patadas en la espalda, tres escupitajos y una miada calientita acompañda de un acento norteño que tendría no que exagerara (pues ya lo tengo).

Entonces me subiría a mi lobo, o cheyenne y me iría a un baile a espantar a cantantes gordos, bailaría con mis dos pies izquierdos sin vergüenza con todas las asisitentes, gordas, flacas, las que fueran, compraría un refri de corona y lo dejaría pargado para todos mis conocidos, usaría un celular para amenzar al cantante, me reiría con fuerza, los dientes blancos, camisas versace que donatella escogiera para mi.

Hablaría por nextel con mi jefe al que le diría patrón, si patrón a todo, como usted mande y al colgar les diría a los verdaderos amigos: a ese pendejo me lo voy a tronar, me cai de madres que al rato le tumbo el negocio, ellos celebrarian con más miedo que humor.

Entonces harto de tantas fiestas, sexo. golpes, alcohol, con la nariz frita por la cocaína, las venas negras por el caballo, pleno de amigos, todos falsos, sólo los tres de siempre, entonces, pensaría en cambiar de profesión y a lo mejor dedicarme a estudiar.

Pero hoy a la fiesta, llevaré un abrigo....

¿o te molesta hijo de puta?

5 comentarios:

Cndjon dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Silviofila dijo...

jaja felicidades mi estimado exflaco licenciado, jaja ya c porque te gusta el corrido de Lamberto Quintero Besos

animalex dijo...

Pos eso de la ropa de lujo la compras en pull and bear no? Ja ja ja. Muchas felicidades por el fin de sus creditos hermano, por aca lo esperamos pa hacer una tremendisima pachanga je je. Ah por cierto, no mames pesas 87, me chingas y eso que te lo digo yo je je. Un abrazo mi estimado narco del cartel de los cami -z

Anónimo dijo...

Oooralee!!que loco esta tu dream, lo que si es cierto NUNCA PERDERÍAS el estilo, ni las fiestas. ATTE: CUCA

P.D.BESOS!!mi casi 2 metros de humanidad

reiman dijo...

pues que te puedo decir, te lees y te la crees,mejor sigue estudiando; y ayuda con tu trabajo a los demas.