martes, 22 de enero de 2008

Lenguaje


Alguna vez comentamos que la TEORÍA DE LA ACCIÓN COMUNICATIVA de Habermas, se hababa desde SASSURE de la posibilidad del lenguaje como herramienta comunicadora. Es decir que es el lenguaje (en todas sus variantes) lo que nos da la posibilidad de comunicarnos a través de rasgos culturales compartidos. De forma tal, que la plática que el Dr. House le da a Foreman sobre la patología de aspectos desconocidos o inciertos de algún paciente; para nosotros los legos resulta tan insólita, que sólo asumimos la charla como acertada y producto de una sesuda preparación en alguna universidad gringa.

Todo esto porque hoy estaba leyendo a un viejo francés que se llamaba Michel Foucault, que en esta lógica de las autorreferencias analiza un cuadro de Velázquez: las meninas, En el que la mirada del propio Velázquez parece estar platada en el observador, que ahora sería objeto. empero el cuadro tiene al fondo a Felipe IV y a Mariana de Austria reflejados en un espejo, lo que nos hará variar de interpretación.

Para decirlo en términos de lingüistica Sólo con las palabras podemos hablar de las palabras. El lenguaje (en este caso el plástico) es la única opción para hablar del propio contenido.

En esta autorreferencia encontré la siguiente frase:

ESTA ORACIÓN HARÁ QUE TE APARTES DE LA TAREA DE SALVAR ESPECIES EN PELIGRO DE EXTINCIÓN, ENREDANDOTE EN TRIVIALES PROBLEMAS SOBRE LA AUTORREFERENICA DEL LENGUAJE.

1 comentario:

Pequeña Saltamontes dijo...

Despacioooo...

No entendí nada u_u