domingo, 9 de mayo de 2010

Mamao

Este joven fue víctima de la vigorexia; ha sufrido como nadie, su cuerpo no es ni la sombra de lo que solía ser, no hay lugar en su ropero para cosas que no sean de spandex. Eso sí, tiene más ritmo que nunca.

No hay comentarios: