sábado, 25 de septiembre de 2010

no title

Durante una super fiesta celebrada por un excéntrico multimillonario, en una de sus mega mansiones, en un determinado momento pide que la música pare y dice, mirando a uno de los estanques donde cría cientos de cocodrilos australianos.

- Quien se tire al estanque, consiga atravesarlo y salga vivo del otro lado ganará mis coches, mis aviones y mis mansiones.

Prácticamente de inmediato, alguien salta al estanque...

La escena es impresionante. Lucha intensa, el intrépido se defiende como puede, sostiene la boca de los cocodrilos con pies y manos, tuerce la cola de los reptiles. Mucha violencia, gritos, pánico y emoción entre todos los asistentes.

Después de algunos minutos de terror, el valiente hombre, herido y casi desnudo consigue salir del estanque.

Gritos de júbilo de los invitados y el millonario se aproxima, lo felicita y le pregunta:

- ¿Dónde quiere que le entregue los coches y los aviones?
- Gracias, pero no quiero ni sus coches ni sus aviones.
- ¿Y las mansiones?
- Tengo una hermosa casa, no preciso de las suyas. Puede quedarse con ellas. No quiero nada que sea suyo.

Impresionado, el millonario pregunta:
- Pero si usted no quiere nada de lo que ofrecí, entonces ¿Qué quiere?

El hombre responde irritado:
- ¡Encontrar al hijo de puta que me empujó al estanque!


MORALEJA:

Somos capaces de realizar muchas cosas que, a veces no nos creemos capaces. Sólo necesitamos un empujoncito.

En ciertos casos... ¡Un hijo de puta es necesario en nuestras vidas!

3 comentarios:

Juan Pablo dijo...

Ja. Posdata: identifique al suyo.

Pequeña Saltamontes dijo...

Jajaja... charros.

Pero es cierto o_O

Miguel Aguilar Dorado dijo...

yo ya lo identifiqué, trabaja en el ifai se llama diego y se apellida curiel, cualquier queja ya saben. Gracias