miércoles, 7 de mayo de 2008

Raro


Es difícl saberse endeble, y comprender que
el puente que se tiende entre la complitud
y la vacuidad está compuesto por agua: así de un momento al otro, el puente
que era frágiles cristales se torna hielo y podremos transitar por el sin problema,
cuidando sólo no resbalar.

pero igual que se hizo hielo, puede llegar un viento cálido, o agua caliente o un escupitajo divino que lo haga francamente imposible, y así, de un segundo al otro dejamos de ser quienes éramos para intentar acomplarnos a una nueva condición. Algunos pensaran que lo más fácil es nadar, pero no, el agua ha sido absorvida por la tierra a los pies del puente.

Al otro lado nada es lo mismo, todo resulta insólito y las certezas que te hacian caminar erguido son las mismas que te obligan a callar.

Al final alfil cinco reina. Jaque mate





en todas las cosas, cada cual queda, en el último extremo, reducido a si mismo. Goethe

3 comentarios:

Joel Flores dijo...

ké pedo con usted. Le está haciendo daño no salir de su casa.


jajajaja.

una abrazo.

J.F.

Raúl dijo...

Que onda hermano? No pensé que estuviera tan densa la depresión, ya hasta pareces EMO, la próxima vez te veo allá en insurgentes

tu Papá

Terminantemente prohibido dijo...

Tan chavos los dos cabrones!!