lunes, 26 de mayo de 2008

Ventanas

Caminaba con el entrañable PAPITAS por el centro de la ciudad de México en un penoso estado de incipiente ebriedad. Como era de esperarse, el prohombre que me acompañaba hizo gala de sus habilidades para molestar al que escribe, en esa tónica recordó con singular alegría mi provinciano origen, mi deseo por establecer relaciones sociales fuertes, la ínfinita melancolía que produce el vertiginoso ritmo de cambio, la forma en que los amigos desaparecen sin dejar huella.

Como no andaba de humor para molestar igual, tuve que aceptar que varias cosas de ésta ciudad me resultan desagradables, (no todas tengo que aceptarlo) pero en ese momento, afuera de las dos naciones y de la india (ambas cantinas ubicadas en la calle de Bolivar) me asaltò el recuerdo de un poema de Salvador Novo, que siendo chilango, temìa de la ciudad.

Saquè la càmara, fijè el objetivo e intentè parafrasear la parte del poema que ahora transcribo.

Aquì la foto:




Aquì la parte del poema:

Yo me perderìa aquì, solo
en tanta calle lisa y larga;
ninguna persona sabe quien soy,
las luces son mas fuertes.
LAS VENTANAS MÀS ALTAS Y CERRADAS.


No hay comentarios: