lunes, 9 de junio de 2008

Emociones

Generalmente rechazamos las invitaciones para ir a escuchar música de cámara, preferimos un concierto al aire libre o la compañía de nuestros inseparables ipods. Sin embargo, gente inteligente ha buscado la forma de hacer más atractiva la invitación para escuchar ciertas orquestas.

Cuando era pequeño en clase de apreciación musical soslayaba el tema, y las variaciones del tema para cerrar los ojos e imaginarme lo que podía hacer al ritmo de tal o cuál sinfonía. A veces mataba a mis profesores con saña, otras sólo caminaba y mis sombra iba creciendo hasta dibujarme como un fuerte super héroe...

Ahora me da flojera cerrar los ojos y escucho con atención el tema y las variaciones del tema, si está resuelto o no y suelo molestarme cuando tengo la sensación de incomlitud.


El caso es que encontré este video y tuve la necesidad de compartirlo con ustedes
de compartir esta invitación


No hay comentarios: