sábado, 13 de junio de 2009

Amigo

Se llama "don", así, don, no sé don qué pero es don, pogámosle DON.

Pues bueno DON es un señor que conocí hace un par de días en la plaza san jacinto de San Angel. Hoy lo encontré en el monumento a Alvaro Obregón, mejor conocido como el manco de Celaya......

Bueno el caso es que DON no abre la boca para hablar, sus labios están pegados; escucharlo es siempre difícil pero entretenido, me dijo que si tenía 20 pesos me dejaba pasar al monumento a antes de que lo abrieran, se los di y pasamos mi novia y yo. Me dijo que nada de elevador, que hace ruido que incluso no sirve, que subiera por las escaleras que decubre la puerta que está justo debajo de la mano faltante del revolucionario. La escalinata es de caracol, muy estrecha, tan estrecha que no entré sin bajar la cabeza. Subir marea, son cientos de escalones sin luz, sólo algunos focos improvisados que queman tanto como alumbran.


vale la pena.




















GRACIAS DON!!!!

1 comentario:

Anónimo dijo...

Guaauuuu!!!! se ve que está muy bonito, nunca me imaginé que se podía subir, de seguro es una experiencia inolvidable :)!!!!!!!

ATTE: CUCA