sábado, 14 de junio de 2014

Halcones

Raza, no nos queda más que aprender idiomas para entender realidades. “Los límites de mi lenguaje, representan los límites de mi mundo” decía Wittgenstein, que quiere decir, que el encuentro con la realidad –propia, de la alteridad, de la divinidad- se lleva a cabo a partir de mediaciones: la palabra, el pensamiento, el conocimiento a la mano. Lo que nos lleva a declarar que la realidad no puede ser percibida inmediatamente y de forma directa, sino apropiada, interpretada y comunicada.
Por eso estamos en contra de la homologación y en este blog, siempre buscamos entender los contextos de producción de cualquier manifestación cultural (en su acepción simbólica)
Ahora voy a dar un giro de tuerca en lo que usualmente ven en este espacio, y les voy a mostrar FALCAO un documental sobre los halcones, pero no sobre las aves, sino sobre los jóvenes cuyo trabajo es vigilar los espacios para que los narcotraficantes puedan operar. Aquí, en México también se llaman halcones, y son esos que vemos en las esquinas con radios nextel avisando los movimientos que ellos consideran sospechosos para que los "amigos" trabajen en condiciones.
Debo confesar que este documental va más allá de los halcones, porque no sólo explora el trabajo de cuidar espacios para el tráfico de drogas, sino su validación social en contextos de marginación. La relación con la policía, la estructura interna y otros elementos que hacen el video más importante que el mero registro. Por ejemplo, la frase esa de "yo no soy delincuente -dice un halcón- yo estoy aquí porque no tengo otra alternativa" Zaz, golpe a las estructuras y remata "Yo no fumo, inhalo o bebo ni siquiera pertenezco a estos lugares, pero aquí estoy"
Analíticamente, el documental está bien fundamentado desde su metodología, es decir, contextualiza en tiempo espacio, deja claro los registros que utilizará y el manejo de cámara no varía, eso lo hace mucho más fácil. Claro que hay faltas que el espectador podrá encontrar, pero no es nada grave y tampoco  imposibilita su lectura. Recomiendo intentar superponer nuestra realidad mexicana a la aquí expuesta.

Advierto que el documental está sólo en portugués-brasileño, y que el lenguaje es mayoritariamente slag de favelas, pero que vale la pena el esfuerzo

Vea usted AQUÍ el documental




Liga directa: http://vimeo.com/13838977